9 razones por las que todos deberíamos viajar Destinos

9 razones por las que todos deberíamos viajar

11 octubre, 2017

Sin importar tu edad o dónde vivís, no hay mejor momento que este para dejar de hacer lo que sea que estés haciendo y comenzar a planear un viaje a cualquier ciudad del mundo! Si salir del país y descubrir un nuevo lugar no es suficiente incentivo, aquí están las 9 razones por las que todos deberíamos viajar.

9 razones por las que todos deberíamos viajar:

Salir de tu zona de confort

Hay que animarse a probar una comida que nunca pensaste que te gustaría, sumergirte en una cultura diferente, y pasar tiempo en un lugar donde el español no es el primer idioma. Aunque lo creas difícil, salir de tu zona de confort te va a llevar a lugares increíbles.

Explorá las magníficas catedrales de Europa y conocé cada historia de ellas. ¿Tenés miedo a las alturas? Tal vez ahora es el momento de conquistar escalando alguna de las montañas de las Siete Cumbres. ¿Te sentís un poco fuera de forma, pero intimidado por la idea de ir al gimnasio? Nada como ir a caminar sobre el Glaciar Perito Moreno.  Cuando salgas de tu zona de confort, no sólo vas a ampliar tu perspectiva del mundo, sino que aprenderás un poco más sobre vos mismo.

Aprendés a ser independiente

Decidirte por un viaje en solitario fuera del país puede sonar aterrador pero es exactamente la principal razón por la que deberías viajar solo ya mismo.

Viajar a un país diferente o a una cultura diferente te crea más confianza de la que creés. Aprendés enseguida a recorrer por tu cuenta y tomar tus propias decisiones en un país desconocido, ya sea qué atracciones querés ver durante el día o dónde sentarte a cenar. Sin dudas, viajar solo es una experiencia impresionantemente liberadora.

Una publicación compartida de Viajá Por El Mundo (@viajaporelmundoar) el

Las posesiones materiales pierden su valor

Sólo se necesita un viaje para poner en perspectiva el valor del dinero y las posesiones materiales.

No voy a hablar del cliché “el dinero no puede comprar la felicidad”, porque puede; el dinero te puede comprar vuelos baratos, y una habitación en un hotel de ensueño, o una auténtica experiencia de cocina internacional. Viajando solo aprendés a presupuestar tu dinero apropiadamente en tu vida cotidiana, y de a poco vas entendiendo el proceso de cómo ahorrar para seguir explorando nuevas ciudades cómodamente.

Una publicación compartida de Viajá Por El Mundo (@viajaporelmundoar) el

Aprendés un nuevo idioma

No importa cuántos cursos de inglés hayas tomado en tu vida o cuántos idiomas comenzaste en Duolingo y nunca terminaste, nada se compara con la inmersión de primera mano cuando se trata de aprender un nuevo idioma o de expresarte con señas.

Lo maravilloso acerca de aprender un idioma en un entorno nativo es que se necesita poco o ningún esfuerzo de tu parte. Ponerte en el centro de un país de habla extranjera, especialmente las zonas menos turísticas donde el español es menos común, es de lejos la manera mejor y más fácil de llegar a fluir en una segunda o tercera lengua.

Conocer gente que de lo contrario no lo harías

Incluso si vives en las más diversas ciudades, no vas a experimentar la hospitalidad y la amabilidad que gran parte del mundo ofrece a los viajeros que pasan por sus ciudades.

Encontrarás cosas en común con los amigos más desagradables, compartirás comidas con los vecinos o varios desconocidos que encuentres en el tren o en un colectivo te ofrecerán un lugar donde alojarte. Varias veces me alojé en hostels porque es una de las maneras más fáciles de conocer a otros viajeros, pero incluso iniciar una conversación con los mozos o mozas en los cafés locales puede conducir a un amigo de toda la vida y contacto fuera del país.

Una publicación compartida de Viajá Por El Mundo (@viajaporelmundoar) el

Escapar de los patrones de la vida cotidiana

A menudo estamos tan atrapados en nuestras rutinas diarias y horarios ocupados que olvidamos que hay más vida para vivir más allá de nuestro camino rutinario. Planificar un viaje hacia el exterior puede despertar la creatividad y darte un poco de ansiedad de las ganas de viajar.

El viaje es la educación

Cada segundo que pasas en un país diferente es un segundo que pasas aprendiendo sobre otra forma de vida. Sea como se visten los locales, lo que comen, su manera de interactuar, o ganarse la vida, viendo lo diferente que somos en cada cultura resulta de un aprendizaje muy valorable.

Vivís más sano

No vamos a habar de todos los estudios científicos que demuestran que viajar alivia el estrés, promueve la actividad física y mejora la salud mental. Por algo hay una razón por la cual la mayoría de los empleadores ofrecen días de vacaciones a sus empleados, no te parece?

No te sientas egoísta por tomar una semana libre o irte a disfrutar de una escapada, pensalo como que las vacaciones son un tratamiento para tu salud en donde la principal medicación es que disfrutes de una caminata por una ciudad diferente, y beber un vaso de agua o dos entre el vino y las margaritas.

La vida es corta.

Sacá el máximo provecho de cada oportunidad que recibís. No esperes a jubilarte para viajar por el mundo, ni tampoco esperes a que tus hijos crezcan. Una vez que comenzás a viajar no te vas a arrepentir de ir tachando ciudades que siempre quisiste conocer de tu lista de ensueño.

Una publicación compartida de Viajá Por El Mundo (@viajaporelmundoar) el

No te pierdas ninguna oferta de viaje!

Suscribite y recibí mails con las últimas promociones